LLAMAMIENTO A LAS/LOS CIUDADANAS/OS AÚN NO VACUNADAS/OS PARA COVID19

Posicionamientos 17/11/2021

COMUNICADO

La pandemia no ha finalizado. El aumento de casos en los últimos días lo pone de manifiesto. Ahora bien, la situación epidemiológica es en nuestro entorno, mejor que en otras regiones o estados europeos. En paralelo al porcentaje de ciudadanas/os vacunadas/os. También del mantenimiento razonable de las medidas de protección individual, que en ningún caso debemos abandonar, más bien intensificar en función del incremento de la incidencia.

A día de hoy no puede haber ninguna duda sobre la utilidad individual y colectiva de las vacunas para reducir los contagios y, sobre todo, la enfermedad grave, los ingresos hospitalarios y las muertes. Tampoco de la escasísima incidencia de efectos secundarios importantes, achacables a la vacunación. Las cifras hablan por sí solas, con la ya evidente proporcionalidad entre la tasa de vacunación y la incidencia. Y la constatación de que a día de hoy el porcentaje de ingresos hospitalarios por COVID19 se quintuplica en las/os no vacunadas/os que en las/los que sí lo están.

Es increíble que todavía hoy se escuchen voces que cuestionen la vacunación con argumentos peregrinos, conspiranoicos y sin base científica o racional ninguna. No merecen ser escuchadas en ningún caso.

Por contra, es necesario poner en valor el éxito colectivo de la sociedad ourensana, gallega y española y de los responsables estatales, provinciales, autonómicos y europeos de la estrategia establecida en una modélica campaña de vacunación contra la COVID19.

Por todo ello, y con todo el respeto a la libertad individual, nuestra Junta Directiva quiere y debe hacer un llamamiento expreso al 4-5% de las/os ourensanas/os que, estando en edad de vacunación, aun no lo han hecho: un número bajo, pero significativo, en torno a 15.000 ciudadanas/os.

Iniciar, cuanto antes, su pauta de vacunación tendrá grandes beneficios para ellas/os y para todas/os las/os ourensanas/os. Todo el esfuerzo que hagamos para convencerlos, desde las profesiones sanitarias y desde su entorno familiar y social, será bien empleado y está claramente basado en sólidas evidencias científicas y racionales.

 

Junta Directiva Colegio Médico de Ourense

 

NOTICIAS RELACIONADAS:

- El COM Ourense hace un llamamiento a la ciudadanía no vacunada contra la COVID-19

- Los médicos de Ourense, avisan: "Los ingresos por covid se quintuplican en los no vacunados"

- Los médicos de Ourense llaman a los no vacunados a recibir la pauta contra la Covid "cuanto antes" por sus beneficios

- Hay 15.000 ourensanos sin vacunar del coronavirus, ¿dónde deben ir los que quieran hacerlo?

- Llamamiento a los no vacunados del Colegio de Médicos de Ourense ante el "aumento de casos"

- Min 4:44: https://play.cadenaser.com/audio/cadenaser_ourense_hora14ourense_20211117_141500_143000/#

- Min 29:51 min https://www.crtvg.es/rg/a-carta/a-cronica-14h-a-cronica-14h-do-dia-17-11-2021-5406665


Compartir en:

Comentarios



Domingo

17/11/2021

Si las terapias génicas inmunizantes experimentales (mal llamadas vacunas) son eficaces... ¿por que los no vacunados ponemos en peligro a los vacunados? Es una incoherencia absoluta. Ese razonamiento es absolutamente ilógico.
Es una falacia afirmar que hay que vacunarse para proteger a los demás puesto que está científicamente demostrado que los vacunados también contagian (y más que los no vacunados). Otra incoherencia más.
La vacunación masiva e indiscriminada del Covid 19 no está justificada de acuerdo a la bajísima tasa de letalidad del Covid 19, sobre todo en la cohorte de personas de menos de 65 años (tasa de letalidad inferior al a de la gripe estacional).
Todas las terapias genicas inmunizantes que se están administrando se han diseñado de acuerdo a variantes antiguas del Covid 19, que no son las que circulan en la actualidad, lo cual compromete su eficacia.
Numerosos virólogos y epidemiólogos han advertido del riesgo de la vacunación a nivel individual (efecto de mejora dependiente de anticuerpos, efecto de pecado original antigénico)
En el caso de administrar la vacuna a personas que han superado la enfermedad, se puede producir un peligroso efecto "booster" que puede colapsar el sistema inmune de la persona con consecuencias letales.
Asimismo existen evidencias científicas que demuestran que la vacunación masiva indiscriminada es contraproducente porque provoca la evasión viral (promueve la proliferación de otras variantes más contagiosas para escapar de la inmunidad de las vacunas por un simple mecanismo de seleccion natural).
El sistema inmune humano, en condiciones normales (personas sanas) es perfectamente capaz de prevenir la enfermedad del Covid 19 o superarla con síntomas leves. Está científicamente demostrado que la inmunidad adquirida de forma natural por superar la enfermedad del Covid 19 es muy superior y más duradera que la supuesta inmunidad adquirida por las terapias génicas inmunizantes.
Existen tratamientos médicos eficaces, seguros y económicos para el tratamiento exitoso de la enfermedad Covid 19. La vacunación masiva indiscriminada solo se justificaría en ausencia de tales tratamientos y para una enfermedad con una tasa de letalidad muy alta (que no presenta el Covid 19).
En lugar de hacer un comunicado general motivando a la población a vacunarse ¿por que ni un solo medico de su colegio ha prescrito la vacunación a ninguno de sus pacientes? ¿no será que no quieren asumir ningún riesgo?
La respuesta es simple: todos los médicos son conscientes de que las compañias aseguradoras no cubren ninguna responsabilidad civil derivada de la prescripción de estas terapias génicas imunizantes esxperimentales. Por ello no se atreven a prescribirlas.
Cualquier medicamento (y más aún un medicamento experimental) debe administrarse con prescripción facultativa, teniendo en cuenta la historia clínica de cada individuo (alergias, medicación actual, historial patológico o si ha superado o no la enfermedad del Covid 19)
No existe ninguna justificación científcia para recomendar la vacunación masiva e indiscrimniada de toda la sociedad con una terapia génica inmunizante experimental. Más bien al contrario: las evidencias científicas desaconsejan absolutamente esta estrategia.
En mi opinión es una irresponsabilidad y una falta de ética médica recomendar la vacunación indiscriminada a toda la población con una terapia génica inmuizante que todavía se encuentra en fase experimental, de la que se desconocen sus efectos adversos a largo plazo y que no inmuniza ni evita la propagación. Además es una cobardía hacer una recomendación desde el anonimato de un colectivo, en lugar de prescribir dicha vacunación bajo prescripción médica formal (receta médica) con identificación y firma del médico responsable.


Domingo

17/11/2021

Si las terapias génicas inmunizantes experimentales (mal llamadas vacunas) son eficaces... ¿por qué los no vacunados ponemos en peligro a los vacunados? Es una incoherencia absoluta. Ese razonamiento es absolutamente ilógico.
Es una falacia afirmar que hay que vacunarse para proteger a los demás puesto que está científicamente demostrado que los vacunados también contagian (y más que los no vacunados). Otra incoherencia más.
La vacunación masiva e indiscriminada del Covid 19 no está justificada de acuerdo a la bajísima tasa de letalidad del Covid 19, sobre todo en la cohorte de personas de menos de 65 años (tasa de letalidad inferior al a de la gripe estacional).
Todas las terapias génicas inmunizantes que se están administrando se han diseñado de acuerdo a variantes antiguas del Covid 19, que no son las que circulan en la actualidad, lo cual compromete su eficacia.
Numerosos virólogos y epidemiólogos han advertido del riesgo de la vacunación a nivel individual (efecto de mejora dependiente de anticuerpos, efecto de pecado original antigénico)
En el caso de administrar la vacuna a personas que han superado la enfermedad, se puede producir un peligroso efecto "booster" (acelerador de la respuesta inmune desproporcionada) que puede desequilibrar y colapsar el sistema inmune de la persona con consecuencias letales.
Asimismo existen evidencias científicas que demuestran que la vacunación masiva indiscriminada es contraproducente porque provoca la evasión viral (promueve la proliferación de otras variantes más contagiosas para escapar de la inmunidad de las vacunas por un simple mecanismo de selección natural).
El sistema inmune humano, en condiciones normales (personas sanas) es perfectamente capaz de prevenir la enfermedad del Covid 19 o superarla con síntomas leves. Está científicamente demostrado que la inmunidad adquirida de forma natural por superar la enfermedad del Covid 19 es muy superior y más duradera que la supuesta inmunidad adquirida por las terapias génicas inmunizantes.
Existen tratamientos médicos eficaces, seguros y económicos para el tratamiento exitoso de la enfermedad Covid 19. La vacunación masiva indiscriminada solo se justificaría en ausencia de tales tratamientos y para una enfermedad con una tasa de letalidad muy alta (que no presenta el Covid 19).
En lugar de hacer un comunicado general motivando a la población a vacunarse ¿por qué ni un solo médico de su colegio ha prescrito la vacunación a ninguno de sus pacientes? ¿no será que no quieren asumir ningún riesgo?
La respuesta es simple: todos los médicos son conscientes de que las compañías aseguradoras no cubren ninguna responsabilidad civil derivada de la prescripción de estas terapias génicas inmunizantes experimentales. Por ello no se atreven a prescribirlas.
Cualquier medicamento (y más aún un medicamento experimental) debe administrarse con prescripción facultativa, teniendo en cuenta la historia clínica de cada individuo (alergias, medicación actual, historial patológico o si ha superado o no la enfermedad del Covid 19)
No existe ninguna justificación científica para recomendar la vacunación masiva e indiscriminada de toda la sociedad con una terapia génica inmunizante experimental. Más bien al contrario: las evidencias científicas desaconsejan absolutamente esta estrategia.
En mi opinión es una irresponsabilidad y una falta de ética médica recomendar la vacunación indiscriminada a toda la población con una terapia génica inmunizante que todavía se encuentra en fase experimental, de la que se desconocen sus efectos adversos a largo plazo y que no inmuniza ni evita la propagación. Además es una cobardía hacer una recomendación desde el anonimato de un colectivo, en lugar de prescribir dicha vacunación bajo prescripción médica formal (receta médica) con identificación y firma del médico responsable.


Domingo

17/11/2021

Si las terapias génicas inmunizantes experimentales (mal llamadas vacunas) son eficaces... ¿por qué los no vacunados ponemos en peligro a los vacunados? Es una incoherencia absoluta. Ese razonamiento es absolutamente ilógico.
Es una falacia afirmar que hay que vacunarse para proteger a los demás puesto que está científicamente demostrado que los vacunados también contagian (y más que los no vacunados). Otra incoherencia más.
La vacunación masiva e indiscriminada del Covid 19 no está justificada de acuerdo a la bajísima tasa de letalidad del Covid 19, sobre todo en la cohorte de personas de menos de 65 años (tasa de letalidad inferior al a de la gripe estacional).
Todas las terapias génicas inmunizantes que se están administrando se han diseñado de acuerdo a variantes antiguas del Covid 19, que no son las que circulan en la actualidad, lo cual compromete su eficacia.
Numerosos virólogos y epidemiólogos han advertido del riesgo de la vacunación a nivel individual (efecto de mejora dependiente de anticuerpos, efecto de pecado original antigénico)
En el caso de administrar la vacuna a personas que han superado la enfermedad, se puede producir un peligroso efecto "booster" (acelerador de la respuesta inmune desproporcionada) que puede desequilibrar y colapsar el sistema inmune de la persona con consecuencias letales.
Asimismo existen evidencias científicas que demuestran que la vacunación masiva indiscriminada es contraproducente porque provoca la evasión viral (promueve la proliferación de otras variantes más contagiosas para escapar de la inmunidad de las vacunas por un simple mecanismo de selección natural).
El sistema inmune humano, en condiciones normales (personas sanas) es perfectamente capaz de prevenir la enfermedad del Covid 19 o superarla con síntomas leves. Está científicamente demostrado que la inmunidad adquirida de forma natural por superar la enfermedad del Covid 19 es muy superior y más duradera que la supuesta inmunidad adquirida por las terapias génicas inmunizantes.
Existen tratamientos médicos eficaces, seguros y económicos para el tratamiento exitoso de la enfermedad Covid 19. La vacunación masiva indiscriminada solo se justificaría en ausencia de tales tratamientos y para una enfermedad con una tasa de letalidad muy alta (que no presenta el Covid 19).
En lugar de hacer un comunicado general motivando a la población a vacunarse ¿por qué ni un solo médico de su colegio ha prescrito la vacunación a ninguno de sus pacientes? ¿no será que no quieren asumir ningún riesgo?
La respuesta es simple: todos los médicos son conscientes de que las compañías aseguradoras no cubren ninguna responsabilidad civil derivada de la prescripción de estas terapias génicas inmunizantes experimentales. Por ello no se atreven a prescribirlas.


Domingo

17/11/2021

Si las terapias génicas inmunizantes experimentales (mal llamadas vacunas) son eficaces... ¿por qué los no vacunados ponemos en peligro a los vacunados? Es una incoherencia absoluta. Ese razonamiento es absolutamente ilógico.
Es una falacia afirmar que hay que vacunarse para proteger a los demás puesto que está científicamente demostrado que los vacunados también contagian (y más que los no vacunados). Otra incoherencia más.
La vacunación masiva e indiscriminada del Covid 19 no está justificada de acuerdo a la bajísima tasa de letalidad del Covid 19, sobre todo en la cohorte de personas de menos de 65 años (tasa de letalidad inferior al a de la gripe estacional).
Todas las terapias génicas inmunizantes que se están administrando se han diseñado de acuerdo a variantes antiguas del Covid 19, que no son las que circulan en la actualidad, lo cual compromete su eficacia.
Numerosos virólogos y epidemiólogos han advertido del riesgo de la vacunación a nivel individual (efecto de mejora dependiente de anticuerpos, efecto de pecado original antigénico)
En el caso de administrar la vacuna a personas que han superado la enfermedad, se puede producir un peligroso efecto "booster" (acelerador de la respuesta inmune desproporcionada) que puede desequilibrar y colapsar el sistema inmune de la persona con consecuencias letales.
Asimismo existen evidencias científicas que demuestran que la vacunación masiva indiscriminada es contraproducente porque provoca la evasión viral (promueve la proliferación de otras variantes más contagiosas para escapar de la inmunidad de las vacunas por un simple mecanismo de selección natural).
El sistema inmune humano, en condiciones normales (personas sanas) es perfectamente capaz de prevenir la enfermedad del Covid 19 o superarla con síntomas leves. Está científicamente demostrado que la inmunidad adquirida de forma natural por superar la enfermedad del Covid 19 es muy superior y más duradera que la supuesta inmunidad adquirida por las terapias génicas inmunizantes.
Existen tratamientos médicos eficaces, seguros y económicos para el tratamiento exitoso de la enfermedad Covid 19. La vacunación masiva indiscriminada solo se justificaría en ausencia de tales tratamientos y para una enfermedad con una tasa de letalidad muy alta (que no presenta el Covid 19).
En lugar de hacer un comunicado general motivando a la población a vacunarse ¿por qué ni un solo médico de su colegio ha prescrito la vacunación a ninguno de sus pacientes? ¿no será que no quieren asumir ningún riesgo?
La respuesta es simple: todos los médicos son conscientes de que las compañías aseguradoras no cubren ninguna responsabilidad civil derivada de la prescripción de estas terapias génicas inmunizantes experimentales. Por ello no se atreven a prescribirlas.
Cualquier medicamento (y más aún un medicamento experimental) debe administrarse con prescripción facultativa, teniendo en cuenta la historia clínica de cada individuo (alergias, medicación actual, historial patológico o si ha superado o no la enfermedad del Covid 19)
No existe ninguna justificación científica para recomendar la vacunación masiva e indiscriminada de toda la sociedad con una terapia génica inmunizante experimental. Más bien al contrario: las evidencias científicas desaconsejan absolutamente esta estrategia.
Condicionar o coaccionar a la población a que se administre un medicamento experimental sin facilitarle el debido consentimiento informado, es una violación del código de Nuremberg y del artículo 12 del código deontológico médico.
En mi opinión es una irresponsabilidad y una falta de ética médica recomendar la vacunación indiscriminada a toda la población con una terapia génica inmunizante que todavía se encuentra en fase experimental, de la que se desconocen sus efectos adversos a largo plazo y que no inmuniza ni evita la propagación. Además es una cobardía hacer una recomendación desde el anonimato de un colectivo, en lugar de prescribir dicha vacunación bajo prescripción médica formal (receta médica) con identificación y firma del médico responsable.


Domingo

17/11/2021

Si las terapias génicas inmunizantes experimentales (mal llamadas vacunas) son eficaces... ¿por qué los no vacunados ponemos en peligro a los vacunados? Es una incoherencia absoluta. Ese razonamiento es absolutamente ilógico.
Es una falacia afirmar que hay que vacunarse para proteger a los demás puesto que está científicamente demostrado que los vacunados también contagian (y más que los no vacunados). Otra incoherencia más.
La vacunación masiva e indiscriminada del Covid 19 no está justificada de acuerdo a la bajísima tasa de letalidad del Covid 19, sobre todo en la cohorte de personas de menos de 65 años (tasa de letalidad inferior a la de la gripe estacional).
Todas las terapias génicas inmunizantes que se están administrando se han diseñado de acuerdo a variantes antiguas del Covid 19, que no son las que circulan en la actualidad, lo cual compromete su eficacia.
Numerosos virólogos y epidemiólogos han advertido del riesgo de la vacunación a nivel individual con estas terapias génicas inmunizantes experimentales (efecto de mejora dependiente de anticuerpos, efecto de pecado original antigénico)
En el caso de administrar la vacuna a personas que han superado la enfermedad, se puede producir un peligroso efecto "booster" (acelerador de la respuesta inmune desproporcionada) que puede desequilibrar y colapsar el sistema inmune de la persona con consecuencias letales.
Asimismo existen evidencias científicas que demuestran que la vacunación masiva indiscriminada es contraproducente porque provoca la evasión viral (promueve la proliferación de otras variantes más contagiosas para escapar de la inmunidad de las vacunas por un simple mecanismo de selección natural).
El sistema inmune humano, en condiciones normales (personas sanas) es perfectamente capaz de prevenir la enfermedad del Covid 19 o superarla con síntomas leves. Está científicamente demostrado que la inmunidad adquirida de forma natural por superar la enfermedad del Covid 19 es muy superior y más duradera que la supuesta inmunidad adquirida por las terapias génicas inmunizantes.
Existen tratamientos médicos eficaces, seguros y económicos para el tratamiento exitoso de la enfermedad Covid 19. La vacunación masiva indiscriminada solo se justificaría en ausencia de tales tratamientos y para una enfermedad con una tasa de letalidad muy alta (que no presenta el Covid 19).
En lugar de hacer un comunicado general motivando a la población a vacunarse ¿por qué ni un solo médico de su colegio ha prescrito la vacunación a ninguno de sus pacientes? ¿no será que no quieren asumir ningún riesgo?
La respuesta es simple: todos los médicos son conscientes de que las compañías aseguradoras no cubren ninguna responsabilidad civil derivada de la prescripción de estas terapias génicas inmunizantes experimentales. Por ello no se atreven a prescribirlas.
Cualquier medicamento (y más aún un medicamento experimental) debe administrarse bajo prescripción facultativa, teniendo en cuenta la historia clínica de cada individuo (alergias, medicación actual, historial patológico y en particular si ha superado o no la enfermedad del Covid 19)
No existe ninguna justificación científica para recomendar la vacunación masiva e indiscriminada de toda la sociedad con una terapia génica inmunizante experimental. Más bien al contrario: las evidencias científicas desaconsejan absolutamente esta estrategia.
Condicionar o coaccionar a la población a que se administre un medicamento experimental sin facilitarle el debido consentimiento informado, es una violación del código de Nuremberg (que prohíbe de forma expresa el uso de la fuerza, fraude, engaño, coacción o algún otro factor coercitivo o coactivo) y del artículo 12 del código deontológico médico.
En mi opinión es una irresponsabilidad y una falta de ética médica recomendar la vacunación indiscriminada a toda la población con una terapia génica inmunizante que todavía se encuentra en fase experimental, de la que se desconocen sus efectos adversos a largo plazo y que no inmuniza ni evita la propagación. Además es una cobardía hacer una recomendación desde el anonimato de un colectivo, en lugar de prescribir dicha vacunación bajo prescripción médica formal (receta médica) con identificación y firma del médico responsable.


Domingo

25/11/2021

1. Los test rtPCR dan falsos positivos y no son selectivos del SARSCov 2. Por ejemplo: pueden dar falsos positivos con otros coronavirus. Adicionalmente, cuando se realizan a más de 30 ciclos, el % de falsos positivos es superior al 97%. Por consiguiente: Los datos oficiales de incidencia del Covid 19 publicados no son en absoluto fiables para valorar la evolución de la pandemia.
2. Los infectados vacunados y los no vacunados contagian por igual, según un estudio realizado en Agosto por los Centros de Control de Enfermedades de EEUU.
3. Después de casi 2 años de exposición, se puede asegurar que toda la población se ha expuesto al virus desarrollando inmunidad natural.
4. La inmunidad natural se solapa y se confunde con la inmunidad supuestamente adquirida por las vacunas del Covid 19.
5. La proteína spike generada por nuestro organismo cuando se inocula la vacuna es el tóxico causante de la enfermedad del Covid 19 por sí sola, la proteína causa los síntomas de la enfermedad Covid 19. Por consiguiente es el peor antígeno que se habría podido elegir para el diseño de una vacuna ya que es patogénico.
6. Por la misma razón, los posibles efectos adversos de las vacunas son los mismos que los que puede provocar la enfermedad del Covid 19. Ello explica que muchos vacunados enfermen de Covid 19 (no porque la vacuna no haya sido efectiva, sino porque la vacuna puede ser causante de la enfermedad).
7. La tasa de letalidad del Covid 19 es inferior o igual a la de la gripe estacional.
8. Si bien la eficacia relativa de las vacunas es de un 95% (por ejemplo en la vacuna de Pfizer), su eficacia absoluta es inferior al 1%. Esto significa que para evitar que una sola persona se contagie hay que vacunar a más de 100 personas.
9. Los riesgos de las vacunas de ARNm y ADN (tales como enfermedades autoinmunes, neurodegenerativas, infertilidad, miocarditis, pericarditis, trombosis, …) no están evaluados y se encuentran a dia de hoy en fase experimental .
10. Por dicho motivo, las vacunas no están aprobadas de forma definitiva, sino de forma condicionada y sólo mientras que siga en vigor la declaración de pandemia.
11. No se ofrece a los vacunados un consentimiento informado tal y como se requiere en cualquier tratamiento experimental.
12. Las vacunas de ARNm como Pfizer o Moderna se deben administrar bajo prescripción médica tal y como indica su prospecto. Esto es así porque las vacunas pueden estar contraindicadas para determinados individuos según sus patologías, alergias u otras condiciones de salud particulares.
13. Las compañías farmacéuticas no se hacen responsables de ningún daño causado por dichas vacunas. Las cláusulas de exención de responsabilidad se han incluido en todos los contratos de comercialización de estas vacunas en todos los países del mundo.
14. Los seguros de responsabilidad civil no cubren los riesgos derivados del as vacunas del Covid 19 por contar sólo con autorizaciones condicionadas y en fase experimental. Por ese motivo, ningún médico se atreve a extender recetas de estas vacunas.
15. La estrategia de vacunación indiscriminada a toda la población no está justificada en términos de riesgo/beneficio y carece de fundamento científico . Una estrategia razonable sería evitar vacunar a individuos que no han adquirido inmunidad de forma natural, evitando su exposición innecesaria a los riesgos de las vacunas.
16. Los no vacunados constituimos un grupo de control necesario para poder analizar estadísticamente y por comparación la necesidad de las vacunas, su eficacia y los riesgos derivados de las mismas. Si se vacuna al 100% de la población nunca será posible realizar sacar conclusiones fidedignas acerca de estos aspectos.
La vacunación indiscriminada de toda la población no está justificada. La coerción o coacción a los no vacunados no está justificada. La restricción arbitraria y desproporcionada de derechos y libertades de los ciudadanos no está justificada.


Haz un comentario



*Campos obligatorios

Código de verificación
He leido y acepto la Política de privacidad*

Etiquetas sugeridas

protección de datos