EL MODELO PÚBLICO-PRIVADO EN EL PUERTA DE HIERRO

General 12/07/2010

Buen inicio de una relación a largo plazo: las concesiones

Juntos pero no revueltos. Así funciona el modelo público-privado de gestión hospitalaria que por el momento -tras dos años de existencia- está aportando buenos resultados en el Hospital Puerta de Hierro, de Madrid, y que se basa en la transparencia y la colaboración.


"Han sido dos años de trabajo con un modelo no muy conocido en nuestro sector". Con estas palabras se ha referido al modelo de colaboración público-privada Jorge Gómez Zamora, director gerente del Hospital Universitario Puerta de Hierro, en Majadahonda (Madrid), durante el I Encuentro sobre eficiencia de gestión e innovación en los servicios hospitalarios no sanitarios en modelos de concesión, que se ha celebrado en el Puerta de Hierro, uno de los centros de la Comunidad de Madrid en los que, además de la construcción, la gestión de lo no sanitario corre a cuenta de una sociedad concesionaria."Pero el balance es positivo", ha añadido Gómez Zamora. "No es mejor o peor sino que aporta diferentes formas de actuar, porque el modelo tradicional también ofrece buenos resultados". Se trata de dos equipos de trabajo "con un objetivo común: la seguridad y la atención al paciente".

Para llegar hasta el punto común "se requiere un compromiso serio, pero también un respeto mutuo, con cauces de colaboración permanentes", según Gonzalo Otero, director general de la Sociedad Concesionaria Hospital Majadahonda. ¿Y de quién dependen esos cauces? "De las personas. Como todos los sistemas, requiere de alguien que los capitanee. No puede estar escrito cómo llevar a cabo esas relaciones", ha dicho Otero. Gómez Zamora cree más en las instituciones, "aunque luego cada uno le dé un matiz".
Los ejes de esa colaboración conjunta deben basarse en reuniones normalizadas "para ver cómo funcionan esos servicios externalizados y cómo dan soporte a la parte sanitaria. Podrían ser mensuales, pero nosotros las hacemos semanales. En cualquier caso, hay contacto en el día a día", ha explicado el gerente del Puerta de Hierro.

Compromiso y relación
"En este acuerdo la sociedad privada tiene muchas obligaciones", reguladas por dos factores: el compromiso contractual y las relaciones personales entre hospital y empresa concesionaria, según Otero. "Nuestras relaciones son magníficas y nuestro compromiso es muy formal. Además, tenemos la ventaja de trabajar en un hospital de grandes dimensiones, que es más complejo pero también aporta un mayor volumen y margen de trabajo". Un ejemplo está relacionado con la eficiencia logística y la implantación de vehículos autoguiados para las comidas: "Un estudio nos dice que es viable, y en un hospital pequeño podría ser más crítico. Lo mismo ocurre con el personal: tenemos suficiente masa crítica para contar con un aula base dedicada a la formación".
Otero ha defendido que "el modelo tiene muchas posibilidades y aporta mucho. El resto del centro no tiene que preocuparse de lo no sanitario y nosotros, al ser un proveedor único, ganamos eficiencia mediante sinergias entre servicios. Y según pase el tiempo, aportaremos más". Precisamente esto es lo que más ha sorprendido a Gómez Zamora: "Ahora tengo un interlocutor único para tres servicios, lo cual es más cómodo".

Puntos fuertes y mejoras
En cuanto a los puntos fuertes que ha conseguido el hospital con este modelo, Gómez Zamora ha señalado la confianza entre ambas partes. Y en lo que se refiere a áreas de mejora, ha adelantado que habrá que "avanzar en temas como las tecnologías de la información y de la comunicación -ampliando sistemas wifi-, automatizar el transporte y trabajar en la biblioteca de pacientes...".
Otero ha detallado que cuentan con nueve proyectos de mejora, centrados sobre todo en eficiencia energética, logística, formación... "También queremos establecer vías de colaboración con la fundación. No obstante, todo depende de un programa básico en el que tanto la parte sanitaria como la no sanitaria forman parte".

SUGERENCIAS, NO INJERENCIAS
Trabajar de forma conjunta pero con dos sectores claramente diferenciados podría traer consigo injerencias por parte de ambos. Jorge Gómez Zamora, gerente del Puerta de Hierro, ha aclarado que no ocurre: "El objetivo es común: el paciente. Hay sugerencias en temas como la programación quirúrgica y las altas hospitalarias, para ver cómo se pueden hacer mejor las cosas". Por parte de la concesionaria, su director general, Gonzalo Otero, ha afirmado que, como con cualquier contrata, "solicitamos agilidad administrativa y flexibilidad. Interpretar cada contrato letra a letra podría llevar años. Hay que trabajar dentro de la legalidad, pero con flexibilidad. Cada día hablamos de temas fundamentales". "La responsabilidad asistencial es nuestra, y eso no lo cedemos, pero hay que trabajar de forma conjunta. Es un proyecto de 30 años y llevamos recorridos sólo dos", ha concluido Gómez Zamora.





Compartir en:

Haz un comentario



*Campos obligatorios

Código de verificación
He leido y acepto la Política de privacidad*

Etiquetas sugeridas

protección de datos

Esta web emplea cookies. Si continúas navegando estarás aceptando su uso. Más información | Aceptar